PERROS: ANATOMIA DE UN CARNIVORO Y NECESIDADES NUTRICIONALES

              

Viene habiendo algo de confusión sobre las necesidades dietéticas del perro, pues habiendo distintos cánidos salvajes con costumbres alimenticias diversas, mucha gente no tiene claro a cual de estas especies (lobo, zorro, perro salvaje, etc.) se deben asemejar la necesidades nutricionales del perro para elaborar su dieta natural. Lo más lógico es estudiar las necesidades de perros salvajes cómo han hecho los doctores Billinhurst y Lonsdale sobre las costumbres del dingo australiano, pero también vemos por estudios realizados la similitud de los perros con los lobos.

Nuestros perros domésticos son genéticamente más próximos al lobo, con el que sólo difiere en un 1% a un 2% en la secuencia de genes. Esto es significativo, pues los perros difieren de los coyotes en un 7.5% y mucho más con chacales y zorros. Además, los lobos y los perros domésticos tienen un tracto digestivo idéntico.

Según el biólogo Coppinger hay algunas diferencias anatómicas entre el lobo y el perro: las calaveras, dientes y cerebro del perro son bastante más pequeños que los del lobo. También se observan diferencias en que algunos perros tienen orejas caidas, la forma de los rabos puede diferir y el patrón del color del pelaje tambén. Las perras domésticas suelen tener dos ciclos estrales al año, mientras las lobas solo tienen uno (al igual que las hembras de los dingos u otros perros salvajes). Los perros continuan mostrando comportamiento sumiso a sus dueños durante toda su vida, mientras que los lobos sólo lo hacen de cachorros ante los miembros más viejos de su manada (esto es lo que diferencia el que uno sea doméstico y el otro no). Estas diferencias se cree que son debidas a la selección del hombre al elegir al perro cómo animal de compañía.

También es interesante destacar que todos los perros domésticos, desde el más pequeño como el Chihuaha hasta el más grande como un Gran Danés o un San Bernardo, llevan idénticos patrones de ADN, lo que sugiere que todos tienen un origen común (aunque el Elkhound artico parece haber evolucionado separadamente). Estos nuevos estudios realizados por el biólogo evolucionario Wayne demuestran que los lobos son la especie más cercana al perro doméstico.

Centrándonos en el aparato digestivo, vemos que algunas carácteristicas comunes de los carnívoros son una apertura de la boca grande, una única articulación bisagra en el mismo plano que los dientes, un músculo grande principal en el lateral de la cabeza para el movimiento mandibular y los dientes son cortos y puntiagudos diseñados para agarrar y desgarrar, lo que hace que se junten en movimiento cortante a modo de tijeras. No tienen enzimas digestivas en su saliva, al contrario que los humanos que tenemos amilasa, la cual ayuda a romper los carbohidratos complejos. Los perros tienen un tracto digestivo cuya longitud está entre un tercio y un medio de la longitud del de los omnívoros. Esta cortedad está diseñada para la adaptación a una rápida digestión muscular de carne y huesos crudos. Los carnívoros tienen una concentración mucho más elevada de ácido clorhídrico en el estómago para romper las proteínas y matar bacterias peligrosas. Su acidez en el estómago es inferior o igual a un pH 1, mientras que el estómago de los humanos tiene un pH entre 4 y 5.

Según su anatomía y fisiología, vemos que el perro tiene dificultad para digerir alimentos con carbohidratos complejos tipo el almidón, cómo los que se encuentran en los cereales y féculas. Al carecer de amilasa en la saliva, estos azúcares de cadena larga no sufren predigestión en la boca, por lo que tardan muchísimo luego en digerirse en el estómago si lo llegan a hacer.

Es interesante ver que la mayoría de los alimentos comerciales secos son principalmente cereales (maiz, trigo, arroz y soja), queriendonos hacer creer que estos son una fantástica fuente de proteína para los perros, cuando la realidad es que tienen dificultad en utilizar esta proteína, todo lo contrario de lo que ocurre con la proteína de la carne cruda. Pero además, el hígado de los perros puede perfectamente metabolizar el glicerol de las las grasas y los aminoácidos de la proteína de la carne y sintetizar suficiente glucosa para el soporte tisular, así pues vemos que el aporte de azúcares de cadena larga parece innecesario. Viendo esto, parece lógico que si se incluyen cereales en la dieta de los perros, estos no deban nunca ser la fuente principal de proteína y a la hora de elegir uno apropiado debemos tener en cuenta que de todos los cereales, la harina de avena es el que mejor digieren los perros, por lo que hace que la biodisponibilidad de sus nutrientes sea la más alta.

Por último, mencionar la importancia de que los alimentos cómo la carne se den crudos. Además de que el procesado por calor destruye muchos de los nutrientes, incluyendo aminoácidos esenciales que los perros deben incorporar de la dieta, hace que los alimentos se digieran mucho más lentamente. Mientras que la digestión de alimentos crudos y frescos puede durar de unas 4 a 6 horas, la digestión de alimentos procesados dura mínimo unas 10 horas y puede alcanzar hasta las 15 horas.

Así pues, la dieta natural de un perro doméstico debe asemejarse en lo más posible a la del lobo. Si vemos lo que come por ejemplo el lobo ibérico, podemos hacernos una idea básica de lo que debemos alimentar a nuestros perros, aunque obviamente no sea práctico sacarle a cazar y lo que se intente sea darle alimentos que combinados simulen en su totalidad esa dieta. Las presas naturales del lobo ibérico son grandes hervíboros y otros mamíferos de menor tamaño, como zorros, perros, conejos y liebres. También en ocasiones cazan jabalíes solitarios o atacan al ganado doméstico. Todo el sistema digestivo del lobo está adaptado para procesar materia animal: agarrarla, desgarrarla, digerirla y eliminarla. En el extremo delantero de este aparato digestivo es fácil apreciar las especializaciones de los dientes delanteros para una vida carnívora, como ya he comentado anteriormente muy similar a la del perro. El tamaño de las piezas que un lobo traga enteras es impresionante. El movimiento de su lengua probablemente ayuda sustancialmente al animal a tragar esos trozos. La saliva del lobo seguramente tiene, al igual que la del perro nula carga enzimática, por lo que quizás sirva más como lubricante extendido por la lengua que como digestivo. La lengua también les sirve para limpiar los huesos de sus presas y para lamer sangre caída sobre la nieve o el suelo. Según los estudios realizados por Félix Rodríguez de la Fuente, la dieta del lobo ibérico está compuesta por:


Fuente: Lóbo Ibérico

Y esto es lo que debemos imitar en la dieta natural de nuestros perros.

Para más información sobre este tema, ver: Lóbo Ibérico, Dogs- Anatomy of a Carnivore and Dietary Needs y no dejes de visitar la sección de Libros.

Nota: Esta información pretende ser una guía para aquellos que están interesados en una alimentación natural a base de alimentos crudos para sus perros y siempre debe complementar a aquella que le proporcione su veterinario. Nada puede reemplazar a una historia completa y un exámen físico realizado por su veterinario. - Dolores Sánchez-Peñalver, Veterinario.

VUELTA A LA PAGINA DE INICIO

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
Copyright 2000-2005 Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.